Ascenso Inspector

Concurso-oposición: temario, supuesto práctico y psicotécnicos.
Antigüedad Selectiva: psicotécnicos y la entrevista.

¿Qué es ser inspector?

La Escala Ejecutiva de la Policía Nacional se presenta, hoy día, como una muy interesante salida universitaria. La labor policial se ha venido convirtiendo en los últimos años en un cometido que requiere cada vez mayor formación y especialización para ofrecer un servicio de calidad a los ciudadanos y hacer frente a las también cada día más especializadas y complejas modalidades delictivas.

La Policía Nacional goza en la actualidad de gran prestigio dentro y fuera de nuestras fronteras. Diariamente, a través de los medios de comunicación, tenemos noticia de operaciones policiales que permiten la desarticulación de grupos de delincuencia organizada, narcotráfico, pornografía infantil, delincuencia económica, estafas a través de las nuevas tecnologías (internet), así como dispositivos que permiten garantizar la seguridad de grandes eventos deportivos o culturales.

Todo ello se consigue gracias al trabajo de los hombres y mujeres que integran la Policía nacional. Sin embargo, la Escala Ejecutiva, como mando intermedio dentro de la organización policial, constituye en todas estas labores un elemento esencial de impulso, dirección y coordinación de estos hombres y mujeres.

Para opositar a la Escala Ejecutiva, categoría de inspector, se requiere titulación universitaria de grado. Posteriormente, una vez superada la oposición, que se convoca anualmente, los ya inspectores alumnos deben superar dos cursos completos en el Centro de Formación de la Policía de Ávila, donde reciben una completísima formación profesional, jurídica, técnica y humana, todo ello en colaboración con la Universidad de Salamanca que, además, proporciona al término de su periodo formativo el título de Diplomado en Ciencias Policiales.

El trabajo de Inspector de Policía es ideal para jóvenes dinámicos, con iniciativa y creatividad, con espíritu de sacrificio y un cierto amor por “la aventura”. Se requiere además que sean personas con visión de la realidad, conciencia social, así como con facultades de dirección y liderazgo, atributos estos que, por experiencia propia, sabemos que se forjan en la Universidad.

El extenso abanico de especialidades que brinda hoy día la Policía Nacional, hace que tenga cabida en esta organización prácticamente todas las titulaciones universitarias. De este modo, por ejemplo, carreras como Biología, Química o Farmacia resultan valiosísimas para desempeñar funciones como jefes de laboratorios de ADN y otras especialidades de Policía Científica. La formación jurídica que ofrece la carrera de Derecho, resulta de gran utilidad en las Unidades de Policía Judicial, donde el conocimiento del régimen jurídico de la prueba, aplicado a la investigación criminal, es absolutamente esencial. Carreras como Económicas o Informática, aportan conocimientos especializados para poder combatir el blanqueo de capitales o el ya conocido como “ciberdelito”, sin olvidar carreras clásicas como Historia del Arte, gracias a las cuales se puede poner freno al robo y falsificación de obras de arte.

Te esperamos.